No existe una relación directa entre consumo de drogas y delincuencia

Esta es la opinión de la mayoría de los candidatos y candidatas, para quienes el hecho de que esté prohibida la tenencia de estupefacientes para consumo personal contribuye al estereotipo del usuario de drogas como delincuente. Las respuestas de los políticos apuntaron otra vinculación entre drogas e inseguridad: el narcotráfico y el crimen organizado, las zonas liberadas y la corrupción de las fuerzas de seguridad.

Este tema será eje del panel “Drogas, control y seguridad” (11:30 a 13:15 hs), el martes 5 de julio en la 9 Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas. Auditorio del edificio Anexo del Congreso de la Nación, Av. Rivadavia 1853, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

“¿Cree que existe alguna relación entre drogas e inseguridad?” Esta fue la pregunta que la asociación civil Intercambios formuló en la encuesta “Las políticas públicas en la agenda de los candidatos”. La mayoría respondió: no. Desde Martín Sabbatella y Jorge Altamira hasta Ricardo López Murphy, pasando por Aníbal Ibarra y Ricardo Alfonsín se pronunciaron en desacuerdo con la extendida imagen de relación causa-efecto entre drogas y delincuencia.

“El abordaje penal de gran parte de la problemática ha contribuido a la estigmatización y caracterización de los consumidores como delincuentes”, afirmó Ricardo Alfonsín (UCR), candidato a presidente por la Unión para el Desarrollo Social (UDESO).

En la misma línea, Martín Sabbatella, candidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires por Nuevo Encuentro, respondió: “Es la propia criminalización de la tenencia de estupefacientes para consumo personal la que ha reforzado el estereotipo de peligrosidad de los usuarios de drogas. Son estigmatizados por el poder punitivo prohibicionista como delincuentes, y es la propia selectividad del sistema penal la que se encarga de seleccionar entre la inmensa población de usuarios a los más vulnerables. Vulnerabilidad generalmente asociada a la población perteneciente a las clases sociales de menores recursos económicos, educativos y culturales”.

Con una mirada diferente, la candidata a presidente por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, señaló que “hay relación aunque no de estricta causalidad”, pero “todas las drogas provocan desinhibiciones peligrosas para el autocontrol”. Con estos argumentos, la candidata propone “crear espacios de tratamiento adecuado para los adictos” y “Régimen de Responsabilidad Penal Juvenil” aplicable desde los catorce años de edad.

En cambio, el candidato a Jefe de Gobierno por el Partido Autonomista, Ricardo López Murphy, señaló que “las políticas públicas que tendrían que implementarse deben abordar  la cuestión de las drogas no como un problema de delincuencia que requiere un remedio judicial, sino como un problema de salud que requiere prevención y tratamiento individual, familiar y/o social”.

Desde el Frente para la Victoria, el candidato a senador y actual jefe de gabinete Aníbal Fernández respondió: “Lo que aseguran los expertos es que en los delitos complejos, narcotráfico, desvío de precursores químicos, corrupción, terrorismo, lavado de dinero, estafas, grandes robos, piratería del asfalto, contrabando de autos, drogas, armas y trata, como grandes fraudes, evasión impositiva, no aparecen adictos en dichos hechos.”



Otro tipo de inseguridad

“Consideramos que la droga está vinculada a otro tipo de inseguridad como ser el narcotráfico, la existencia de zonas liberadas, la corrupción de las fuerzas de seguridad y otros negocios paralelos –respondió Margarita Stolbizer (GEN), candidata a gobernadora por el Frente Amplio Progresista-. Este tipo de inseguridad y de delitos, mucho más ocultos por estar implicados ciertos poderes del Estado, influyen en la seguridad, tanto en la existente como en la percepción de inseguridad que tiene la ciudadanía en general”.

En la misma línea, el candidato a legislador porteño por el Frente Progresista Popular, Aníbal Ibarra, señaló que “los circuitos clandestinos de venta de drogas han penetrado y comprometido a buena parte de las fuerzas de seguridad”.  Ibarra se pronunció a favor de la reforma en la gestión de la seguridad y en prevención del delito que lleva adelante el Ministerio de Seguridad de la Nación porque “tiene que coadyuvar a que en un tiempo determinado sea controlado y disminuido el tráfico de drogas en nuestro país. Es una de las grandes estrategias a profundizar”.

Victoria Donda (Proyecto Sur), autora de uno de los proyectos de reforma de la ley de estupefacientes 23.737 y candidata por el Frente Amplio Progresista, aseveró que “la principal política que debería aplicarse es combatir en serio el narcotráfico para terminar con toda la red de encubrimiento y corrupción y la violencia que esto genera”.

Para el candidato a presidente Eduardo Duhalde (Unión Popular), “hay indicios serios de que las organizaciones del narcotráfico, realizan alianzas  con el crimen organizado urbano. Si  no estamos suficientemente  advertidos, se corre el riesgo de interpretarlo como un aspecto más de la inseguridad ciudadana, con su consecuente banalización”.

Documento adjunto: Drogas e inseguridad – cuadro comparativo de respuestas

Las respuestas textuales y completas de cada candidata/o pueden consultarse en el blog de la 9 Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas: https://conferenciadrogas2011.wordpress.com


Anuncios

Los comentarios están cerrados.