Distintas posturas sobre si reducir las penas a las “mulas” y otros actores del tráfico de drogas

Ricardo Alfonsín, Aníbal Fernández y Elisa Carrió están por la reducción de las penas a las mulas; Ricardo López Murphy dice que no debe hacerse distinción entre los distintos actores del tráfico. La candidata a jefa de gobierno por el radicalismo, Silvana Giúdici, considera que la ley actual ya salda este punto.

También se los consultó por la incorporación de las fuerzas armadas a la lucha contra el narcotráfico y las formas de controlar el espacio aéreo.

Este tema será eje del panel “Drogas, control y seguridad” (11:30 a 13:15 hs), el martes 5 de julio en la 9 Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas. Auditorio del edificio Anexo del Congreso de la Nación, Av. Rivadavia 1853, Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El número de personas privadas de su libertad en Argentina creció un 75 por ciento entre 1997 y 2007, pasó de 29.690  a 52.457 personas detenidas. Después de aprobarse la Ley de Estupefacientes 23.737, que incrementó las penas, la población carcelaria por delitos de drogas se incrementó hasta representar alrededor de un tercio de la población en cárceles federales. Así lo revela el capítulo sobre Argentina del libro “Sistemas sobrecargados: cárceles y drogas” (TNI/Wola, diciembre de 2010), cuyo autor es Alejandro Corda, investigador de la asociación civil Intercambios. Con esta cifra como referencia, se preguntó a los candidatos: “¿La ley debería distinguir entre los grandes narcotraficantes, las personas que venden pequeñas cantidades y las llamadas “mulas”?

El actual jefe de gabinete y candidato a senador por el Frente para la Victoria (FPV) en las próximas elecciones, Aníbal Fernández, respondió: “La reforma de la ley 23.737 debería ser integral, y dividir la tenencia en el caso de la comisión de delitos, de todas las conductas de tráfico que por supuesto incluye el tema mulas. Estas últimas son el eslabón más débil de la cadena, y además la población femenina prisionizada por los hechos más nimios ha crecido, y esto provoca no solamente ya un especial tema en el área de género sino grandes recursos estatales, de las fuerzas judiciales y carcelarias en dicha población”.

En la misma línea, el candidato a la presidencia por la Unión para el Desarrollo Social, Ricardo Alfonsín (UCR), aseveró: “Durante la vigencia de esta ley, la penalización ha recaído mayoritariamente sobre los estratos más vulnerables que, en ocasiones, son explotados por las grandes organizaciones de tráfico. Por esta razón, proponemos escalas penales más flexibles que, creemos, tendrían un impacto sensible sobre la futura tasa de ocupación de los establecimientos penitenciarios, aliviando en alguna medida la situación actual de hacinamiento y superpoblación, y permitirían evitar la imposición de sanciones que en determinados casos pueden resultar manifiestamente injustas. Esto, además, ayudaría a reducir las tasas de encarcelamiento preventivo”.

En cambio, Silvana Giúdici (UCR), candidata a Jefe de Gobierno Ciudad de Buenos Aires, disiente:   Nuestra legislación ya diferencia a las llamadas “mulas” de los que la comercian al menudeo y los jueces tienen herramientas suficientes para discernir en el “quantum” de la pena cuando se encuentran frente a un narcotraficante”.

Por su parte, para Ricardo López Murphy, que postula a Jefe de gobierno por el Partido Autonomista Nacional, “no debiera existir distinción entre grandes narcotraficantes y personas que venden pequeñas cantidades”.

 

En realidad, las llamadas “mulitas” (generalmente mujeres jóvenes, pobres y migrantes, que transportan pequeñas cantidades a través de la frontera) son sancionadas con el Código Aduanero (artículo 866, segundo párrafo) por lo cual se las sanciona por el delito de contrabando, con penas que llegan hasta 16 años de prisión.

La candidata a la presidencia por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, también estuvo de acuerdo con que “debe hacerse una distinción”. Explicó que: “Cuando se habla de grandes narcotraficantes, se está hablando esencialmente de la cabeza de organizaciones criminales, grupos que no sólo violan la ley a través de la venta de estupefacientes, sino que además cometen toda una serie de delitos conexos (lavado de dinero, compra y venta de armamento, sobornos a funcionarios públicos, asesinatos, etc.)”.

Control del espacio aéreo y rol de las Fuerzas Armadas

En forma unánime, los candidatos rechazan incorporar a las Fuerzas Armadas a la lucha contra el narcotráfico.  “El papel de las Fuerzas Armadas debe quedar absolutamente acotado a lo dispuesto por las leyes 23.554 de Defensa Nacional y 24.059 de Seguridad Interior, promulgadas en 1988 y 1992 respectivamente”, respondió Martín Sabbatella, candidato a Gobernador de la Provincia de Buenos Aires por Nuevo Encuentro. El actual diputado agregó: “Estamos absolutamente en desacuerdo tanto con la utilización de las fuerzas armadas en la lucha contra el narcotráfico como con la sanción de la “ley de derribo” de aeronaves”.

Para Aníbal Ibarra, candidato a legislador porteño por el Frente Progresista Popular, es necesario un análisis cuidadoso antes de avanzar en una ley de derribo: “Si el diagnóstico realizado hasta la fecha  indica que el ingreso de drogas por las fronteras es una de nuestras mayores debilidades, es entonces necesario introducir sistemas de “radarización” modernos dotados de tecnología y recursos suficientes, tanto humanos como materiales. Los “derribos” de aviones deben ser analizados cuidadosamente, analizando la casuística, efectuando un estudio comparado de los países de la región y su incidencia en la reducción del delito. Es un tema para seguir profundizando”.

Finalmente, Carrió consideró que analizar la sanción de una Ley de derribo deber ser “una instancia ulterior a la radarización de todo el territorio nacional. En primera instancia la radarización serviría para la fase de disuasión y recién luego de tener radarizado todo el espacio aéreo podría avanzarse en el diseño del protocolo de interceptación y la sanción de una ley que permita combatir los denominados Tránsitos Aéreos Irregulares (TAI)”.

Documento adjunto: Trafico –  Cuadro comparativo de respuestas

 

Las respuestas textuales y completas de cada candidata/o pueden consultarse en el blog de la 9 Conferencia Nacional sobre Políticas de Drogas: https://conferenciadrogas2011.wordpress.com

Los comentarios están cerrados.